ES/EN/PT
Seleccionar página

El concepto de la Navidad lo tenemos asociado a muchos símbolos. Uno de ellos es el de una mesa repleta de comida y dulces, donde la familia se sienta para disfrutar de algunas de las veladas más entrañables del año. Dentro de la amplia gama de dulces navideños, hay uno que sobresale entre todos los demás: el turrón.

En los últimos años, sin embargo, los maestros turroneros han diversificado la oferta de turrones para adaptarse a los gustos de toda la familia. En Delaviuda recopilamos seis turrones tradicionales que no pueden faltar durante la Navidad.

 

1. Turrón duro

 

El turrón duro, o turrón de Alicante, fue en su origen una mezcla de miel, azúcar, clara de huevo y almendras. En la actualidad, las almendras seleccionadas siguen siendo su ingrediente estrella. El hecho de utilizar un porcentaje del 63% de este ingrediente hacen que sea un producto de Calidad Suprema.

El turrón duro es, probablemente, uno de los sabores más típicos durante estas fechas. Los amantes de este tipo de turrón disfrutan especialmente de los trozos de almendra enteros y su característica cobertura en forma de oblea. Su fama ha trascendido fronteras y son muchas las personas que lo consumen todo el año por su riquísimo sabor.

 

2. Turrón blando

 

El turrón blando, también conocido como turrón de Jijona, es la otra variedad más consumida durante la Navidad. Su receta tradicional incluye la mezcla de una masa molida de miel, azúcar, clara de huevo y almendras. Actualmente, se sigue utilizando una receta muy parecida a la que se utilizaba antaño por los maestros turroneros.

El turrón blando lleva un 67% de almendras seleccionadas, que le ayudan a conseguir su sello de Calidad Suprema.

 

3. Turrón de yema tostada

 

El turrón de yema tostada es, con permiso del turrón duro y blando, el primer sabor que supo ganarse un puesto de honor en los dulces típicos navideños más consumidos durante las fiestas navideñas.

Este turrón comenzó a prepararse para aprovechar las yemas de las claras que se utilizaban en los turrones blandos y duros. Inspirado en la crema catalana, su 41% de almendras seleccionadas le aportan el sello de Calidad Suprema. Un turrón perfecto para los paladares más exigentes y los golosos empedernidos. El que lo ha probado por primera vez, siempre repite.

 

4. Turrón de frutas

 

El turrón de frutas es una de las variedades que se han introducido con más fuerza en los últimos años en los hogares donde tradicionalmente se come turrón en Navidad. El motivo está tanto en su exquisito sabor como en su atractiva y colorista presentación, que le convierte en un producto muy apetecible para toda la familia.

El secreto de su éxito hay que buscarlo en la exquisita combinación de las almendras con la fruta confitada de la mejor calidad. La fruta confitada se consigue sometiendo a la fruta a una cocción en almíbar para posteriormente dejarla secar. Tiene un aspecto brillante y una textura única, por eso es uno de los ingredientes más utilizados en los dulces navideños.

 

5. Turrón de coco

 

El turrón de coco es una de las grandes apuestas de la industria turronera. Cada año crece el número de personas interesadas en llevar a casa este turrón, pensado para sibaritas de los dulces tradicionales, pero con un toque de originalidad.

El exquisito sabor a coco se consigue gracias a un alto porcentaje de esta fruta, lo que contribuye a hacer que consiga el sello de Calidad Suprema. Su cuidada presentación le convierte también en un dulce perfecto para adornar esas bandejas navideñas que presentan todas las mesas en esta época del año. Si te gusta el sabor y la textura del coco, y quieres disfrutar de pequeños pedacitos de auténtico placer, este turrón se convertirá en tu favorito.

 

6. Turrón de nata-nuez

 

La innovación de sabores y texturas da como resultado productos de la máxima calidad, como el turrón de nata y nuez. Este dulce incluye la tradicional almendra, que es el ingrediente estrella en la mayoría de los turrones, y una combinación de nata y nuez. Tres ingredientes que son muy utilizados en la repostería y que confieren al producto un inmejorable sabor.

El turrón de nata y nuez tiene, además, otra ventaja: gusta a niños y a mayores, lo que le hace perfecto para ser compartido en familia o en grupos de amigos donde hay personas de todas las edades. ¡No hay Navidad perfecta sin un trocito de este exquisito turrón!

 

Dentro de los turrones tradicionales, hay múltiples variedades donde elegir. A las más consumidas se le unen nuevas propuestas, que cada vez están más presentes en los hogares españoles. Lo más complicado es escoger una única variedad, por eso muchas personas deciden combinar varios turrones para atender a los gustos de todas las personas que los van a compartir.