El turrón es, probablemente, el dulce más típico y característico de la Navidad. Sin embargo, algunas personas prefieren innovar o deciden probar otros tipos de productos navideños cada año.

Delaviuda hace un repaso por 8 especialidades navideñas alternativas al turrón para aquellas personas que quieren algo diferente a lo convencional, las que están abiertas a nuevos sabores o, simplemente, para quienes buscan la variedad.

 

1. Figuritas de mazapán

El mazapán es una de las especialidades navideñas más consumidas durante estas fiestas. Su delicioso sabor, y las formas divertidas y características de sus figuritas, hacen las delicias de niños y mayores.

Existe una variedad, el mazapán de Soto, también muy rica. Al igual que ocurre con las figuritas de mazapán, su sabor es exquisito gracias a que posee un 45% de almendra. Además, cuenta con una textura única, ya que además de tierno es muy esponjoso.

 

2. Panettone

El panettone es un bollo hecho con una masa de tipo brioche que se consume en Navidad principalmente en Milán, donde nació a mediados del siglo XV. Muy conocido también en América del Sur, especialmente en Perú, hoy su consumo se ha extendido por todo el mundo como dulce típico navideño.

Lo más característico del Panettone es su textura suave y esponjosa, lo que unido a su riquísimo sabor, da como resultado un producto que es una auténtica tentación. Su forma de cúpula resulta perfecta para adornar las mesas en Navidad convirtiéndose en muchas ocasiones, por su gran tamaño, en el auténtico protagonista de las bandejas navideñas.

Aunque se pueden encontrar diferentes versiones del panettone, la clásica tiene un relleno de naranja confitada y pasas, ya que estos dos productos son típicos de las fiestas navideñas. Sin embargo, los más golosos prefieren el panettone de chocolate, que está relleno de pepitas de chocolate, lo que le convierte en un dulce auténticamente irresistible.

 

3. Marquesas

Los amantes de la almendra tienen claro que su producto preferido son las marquesas. Estos bollitos tiernos y esponjosos resultan perfectos para acompañar un café o un té durante esas largas veladas que se producen estas fiestas.

Las marquesas cuentan, además, con una presentación navideña muy característica. Tienen espolvoreado azúcar glas, lo que les hace aparecer como un bollo nevado. Este aspecto apetitoso es el fiel reflejo de su exquisito sabor. Con más de un 21% de almendras, las marquesas son los dulces navideños preferidos en muchos hogares.

Para los más golosos existe la opción de adquirir unas riquísimas marquesas de chocolate, en el que el sabor de las almendras se combina con un cremoso corazón de chocolate, sin dejar de ser el bollo tierno y esponjoso que triunfa en Navidad.

 

4. Empiñonadas

¿Hay algo más navideño que los piñones? En muchos hogares la respuesta es “no”. Los amantes de lo dulce están de enhorabuena con las empiñonadas, que no son sino deliciosas porciones de mazapán recubiertas de piñones en su parte exterior.

El proceso artesanal de las empiñonadas incluye la incorporación de los piñones a mano. En los mejores productos se utilizan piñones castellanos por su excelente calidad y su exquisito aroma.

 

5. Polvorones

Si hay un producto que se considera un auténtico sustituto del turrón son los polvorones. En prácticamente la totalidad de los hogares españoles encontramos polvorones cuando se acercan las fechas Navideñas. Los de almendra, en concreto, están elaborados con un producto de la máxima calidad, que le aporta un sabor único.

La textura harinosa de los polvorones es la que hace que este producto sea ampliamente conocido, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Los polvorones son tan demandados en las Navidades que suelen estar incluidos habitualmente en las Bandejas Selección.

 

6. Pasteles Gloria

Los pasteles Gloria tienen una característica única que los hace diferentes de entre todos los dulces navideños: su relleno de batata.

Los pasteles Gloria son muy consumidos en Andalucía y destacan por su elaboración artesanal, siguiendo las fórmulas de los conventos, donde tradicionalmente se realizaban en Navidad. Entre sus ingredientes no puede faltar la almendra, que junto con la batata le aporta su tradicional sabor. Y como remate final, un toque de azúcar glas espolvoreado que le aporta su presentación más navideña.

 

7. Pasteles de yema

Los pasteles yema son cada vez más tradicionales en las mesas navideñas. Esta consideración se la han ganado a pulso por el exquisito sabor que aporta su relleno de yema confitada.

Aunque se piensa que puede tener un origen árabe, este delicioso mazapán relleno de yema endulzada parece que tiene su origen en Toledo. La primera referencia de este producto se remonta al año 1577. Siglos después, los pasteles yema siguen siendo consumidos, especialmente en la época navideña, siguiendo una receta muy parecida a la original.

 

8. Pan de Cádiz

El pan de Cádiz está elaborado con un amplio porcentaje de almendra que le hace sumamente apetecible.

Es un producto con un proceso de horneado, de ahí que lleve el nombre de “pan”. También conocido como “turrón de Cádiz”, su origen parece encontrarse en una pastelería gaditana que comenzó a comercializarlo en torno a 1950 con gran éxito entre el público. Hoy, el pan de Cádiz es un producto de calidad suprema y se ha convertido, por méritos propios, en una de las mejores alternativas para el turrón en la época navideña.

 

Sea cual sea el producto navideño que utilicemos como alternativa al turrón, lo mejor es elegirlo según nuestros gustos, dada la amplia variedad de productos existentes.