Se acerca la Navidad y, un año más, nos reuniremos con familia y amigos para celebrar estas fechas. Es probable, sin embargo, que entre nuestros seres queridos haya alguien que sufra intolerancia a la lactosa. En estos casos, y para que todos puedan disfrutar, podemos optar por dulces navideños para intolerantes a la lactosa.

Las personas con esta intolerancia tienen un déficit de lactasa en el intestino delgado, lo que les impide digerir la leche y cualquiera de sus derivados. Reducir los alimentos que lleven estos ingredientes les permitirá estar saludables y no sufrir de problemas digestivos. Desde Delaviuda queremos sugerirte los 10 dulces navideños sin lactosa más ricos.

 

1. Turrón duro

El turrón duro, elaborado con miel, azúcar, almendras y clara de huevo, es el dulce navideño más típico. Este dulce tiene un alto poder energético. Su exquisito sabor es uno de los recuerdos navideños que pasan de generación en generación.

 

2. Turrón blando

El turrón blando es otro de los turrones con más demanda en la época navideña. Caracterizado por su color dorado y su textura blanda, es un alimento nutritivo y energético. Se elabora con almendras tostadas y molidas, azúcar, miel y clara de huevo, por lo que resulta un dulce perfecto para personas intolerantes a la lactosa.

 

3. Mazapán

Si hay un dulce que sea sinónimo de Navidad ése es, sin duda, el mazapán artesano. La primera referencia sobre su consumo se remonta a 1577 y, aunque muchos opinan que su origen es árabe, otras teorías centran su nacimiento en el convento toledano de San Clemente. Al parecer fue elaborado por las monjas cuando la ciudad estaba sitiada y había escasez de alimentos. Entre sus ingredientes principales se encuentran las almendras y el azúcar, que en épocas pasadas eran machacadas por una maza. De ahí su nombre.

 

4. Pan de Cádiz

El pan de Cádiz tiene su origen en los años 50 del siglo XX y es un dulce que consiste en una masa parecida a la del mazapán rellena de confitura. La elaboración más tradicional en Navidad suele ser la que utiliza batata confitada y yema de huevo, para después pasar al proceso de horneado. Es precisamente este paso por el horno lo que otorga el nombre de “pan”, aunque en tierras gaditanas también es conocido como “turrón de Cádiz”.

 

5. Peladillas

Las peladillas son almendras confitadas. Tienen su origen en la Comunidad Valenciana y suelen adornar las típicas bandejas navideñas que presentan todo tipo de dulces. Sin embargo, y a pesar de este papel aparentemente secundario, las peladillas están deliciosas y constituyen uno de los dulces de la Navidad por excelencia. Las personas intolerantes a la lactosa que además sean golosas, encontrarán en las peladillas una de sus opciones preferidas en estas fechas tan señaladas.

 

6. Empiñonadas

Los piñones son otro de los productos que tradicionalmente se identifican con la Navidad. Las empiñonadas se fabrican con una especie de mazapán elaborado con yema de huevo, al que se le pueden añadir otros ingredientes como almendras molidas, azúcar glas, ralladura de limón o canela, entre otros. Su rasgo característico es que, tras su elaboración, se recubre de piñones, lo que hace que las empiñonadas sean fácilmente reconocibles.

 

7. Pasta de almendra

La almendra es un producto usado tradicionalmente en nuestra repostería y en Navidad adquiere un papel esencial, porque forma parte de muchos de los dulces navideños. Por eso, la pasta de almendra sabe ahora aún mejor que el resto del año porque tenemos asociado su sabor a estas fechas. Aunque tiene un alto valor energético, destaca por aportar nutrientes beneficiosos para el organismo, pues la almendra es rica en proteínas y una magnífica fuente de aminoácidos esenciales.

 

8. Pasteles de yema

Los pasteles de yema están deliciosos. Elaborados con yema de huevo y azúcar, es uno de los productos de repostería navideña más icónicos. En muchos conventos se siguen haciendo hoy en día. Sin embargo, lo más sencillo es comprarlos en un punto de venta, con la confianza de saber que el producto sigue manteniendo ese inconfundible toque artesanal. Como curiosidad, es uno de los productos más demandados por los turistas que visitan España en Navidad.

 

9. Pasteles Gloria

Entre turrones y mazapanes siempre se esconden, en épocas navideñas, los riquísimos pasteles gloria, elaborados con una masa deliciosa de mazapán y batata confitada. Este dulce navideño hace algunos años parecía haber pasado de moda, pero ha vuelto a resurgir con muchísima fuerza, probablemente porque hoy en día se valora más la sencillez de los productos tradicionales, donde todos los ingredientes son naturales. Lo mejor de los pasteles gloria es irlos saboreando poco a poco, disfrutando de esa textura única que los hace tan especiales.

 

10. Surtido de turrones gourmet

¿Por qué conformarse con un dulce cuando podemos tenerlos todos sobre la mesa? Hoy en día se ha popularizado la opción de comprar surtidos navideños. Esta opción es realmente práctica, ya que así podremos disponer de un amplio abanico de dulces sin lactosa y nuestros invitados podrán elegir aquellos que más les apetecen.

 

Tener una intolerancia a la lactosa ya no es sinónimo de renunciar a los dulces navideños por las posibles consecuencias. Actualmente existe una amplia oferta de productos que no llevan leche ni sus derivados, por lo que resultan perfectos para intolerantes a la lactosa. Exquisiteces que harán las delicias de todos los miembros de la familia esta Navidad.