Los helados apetecen en cualquier época del año, pero en verano mucho más. Los españoles los consumimos en cualquier formato: cucurucho, tarrina, con palo, al corte, en sorbete, granizado o como acompañante de cualquier postre.

En Delaviuda queremos hacer un repaso por las mejores y más sorprendentes heladerías de España. Esas que tienen un producto especial y un ambiente inconfundible que las hace únicas. Establecimientos capaces de hacernos olvidar el calor y donde tienen una larga lista de helados pensados para ser disfrutados con los cinco sentidos.

 

En Andalucía

  • Confitería Rufino, en Calle Constitución 4, Aracena (Huelva)

La Confitería Rufino lleva abierta desde 1875 y a día de hoy su cuarta generación mantiene viva la tradición artesana que la vio nacer. A los sabores más convencionales de fresa, vainilla o chocolate se le unen otros más sofisticados, como nata y nueces con miel, nata con piñones y caramelo, vainilla con cookies o poleo. Todos ellos con ingredientes naturales y sin conservantes.

No te vayas sin probar el riquísimo sabor a tuti fruti, en el que las piezas de fruta se incorporan de forma manual.

 

En Baleares

  • Viccio, en Ses Oliveres de Peralta 15, en Sant Carles (Ibiza)

Fundada por Andy Feldman y Damián Prepelitchi, Viccio es una pequeña heladería que alcanzó la fama cuando Bon Jovi se rindió a sus encantos. Aquí se usa chocolate francés, fruta italiana seca y dulce de leche argentino además de productos locales como el flaó, un pastel de queso tradicional de la isla. La carta cambia cada año porque el local trabaja con chefs renombrados que crean sabores exclusivos. Si quieres disfrutar en el local de un helado personalizado solo tienes que encargarlo.

No te vayas sin probar el postre con helado de tres chocolates (negro, con leche y blanco), brownie y salsa de chocolate.

 

En Cataluña

  • DelaCrem, en Enrique Granados 15 (Barcelona)

En DelaCrem se trabaja el helado italiano y la repostería de una forma completamente artesanal. Cada día se generan los helados que se van a consumir a lo largo de la jornada, todos con productos frescos y naturales, y libres de gluten. Entre los más solicitados, además de los sabores tradicionales, está el helado de pistacho, el de cereza y el de melocotón de la viña.

No te vayas sin probar los sorbetes de fruta fresca, sin nada de grasa y sin derivados de origen animal. Una excelente opción para los veganos.

 

En la Comunidad Valenciana

  • Rocambolesc, en Federico Soto 1 (Alicante)

La heladería Rocambolesc está a cargo de Jordi Roca, uno de los hermanos propietarios de El Celler de Can Roca, quien afirma que “no hay amor más sincero que el amor por los helados”. Entre los helados más destacados de esta divertida heladería, que evoca al universo del chocolate de Willy Wonka, destacan los helados que se preparan teniendo en cuenta la combinación de sabores y contrastes, buscando la sorpresa.

No te vayas sin probar el sorbete de mandarina con fruta de la pasión, nube de saúco, caramelo de albahaca y un toque de flor de azahar.

 

En Galicia

  • Bico de Xeado, en Alférez Barreiro 5 (Pontevedra)

En la elegante y moderna heladería Bico de Xeado, decorada en madera y piedra, se esconden los que para muchos son los mejores helados de Galicia. El secreto está en la calidad de su leche, procedente de las “vacas felices de nuestra granja”, según afirman los propietarios. Lo que más le gusta a los clientes es la textura cremosa de los helados, para los que se utilizan frutas y productos estacionales. Una ocasión única para degustar las especialidades de kiwi, natillas, requesón con higo caramelizado, pistacho o café de pota.

No te vayas sin probar el helado de licor café de Gomáriz, elaborado con una menor cantidad de aire en su mezcla, lo que le otorga una textura única. 

 

En La Rioja

  • Dellasera, en Calle de los Portales, 28 (Logroño)

La heladería Dellasera es el mejor lugar para probar helados con referencias de la tierra, procedentes de su huerto de plantas aromáticas, la cultura de Rioja o la repostería local. En barquillo o en tarrina, como te guste. Y todo en un ambiente tradicional y con una vitrina repleta de referencias.

No te vayas sin probar el helado Sombra de Higuera, elaborado con las hojas de la higuera que se encuentra en su propio jardín.

 

En Madrid

  • Mistura, en Ciudad Rodrigo 6 (Madrid)

Con un ambiente agradable, joven y acogedor, Mistura tiene la peculiaridad de disponer de un salón-cueva en la parte inferior donde degustar tranquilamente los helados. La idea de abrir esta heladería parte de un viaje a la India de Carmelo Rodríguez y Carlos Sotomayor, sus fundadores. Los helados se trabajan con espátulas sobre una plancha de piedra enfriada. El cliente escoge un sabor y un topping y los maestros heladeros elaboran el producto. El resultado es sorprendente.

No te vayas sin probar el helado de pistacho del Bronte. Lo cultivan en la ladera del volcán Etna, en Catania (Sicilia) y se trabaja con leche fresca de granja.

 

En País Vasco

  • Loco Polo, en Narrika 10, San Sebastián (Guipúzcoa)

Loco Polo es un nuevo concepto de helado en forma de polo, que recuerda al clásico helado de hielo con aroma de fruta. La técnica que se emplea en su fabricación, tanto si la base es de agua como si es de leche, logra que el resultado sea muy cremoso. El local donde comprarlos, pequeño y acogedor, se encuentra en uno de los lugares con una mayor oferta gastronómica de todo el mundo.

No te vayas sin probar el polo de Ferrero Rocher con un baño de chocolate con leche y trocitos de barquillo, relleno de crema de praliné de avellana y chocolate.

 

España está llena de buenas heladerías, donde degustar helados elaborados con las mejores materias primas en un ambiente acogedor. Tanto si te gustan los sabores tradicionales como si estás abierto a nuevas experiencias, no hay mejor lugar para disfrutar de uno de los grandes placeres de la vida.