¿De dónde surge la tradición de regalar  huevos de Pascua?

 

En un principio, la tradición de los huevos de Pascua habría que buscarla, como su propio nombre indica, en esta fiesta religiosa. Sin embargo, existe una corriente de opinión que los vincula a diversos orígenes paganos. Sea cual sea el auténtico origen de los huevos de Pascua, es evidente que se trata de una tradición que ha conseguido mantenerse hasta nuestros días.

¿Quieres conocer cómo surgió la tradición y cómo han sido tratados a lo largo de la historia en diversos lugares del planeta? En Delaviuda hacemos un repaso histórico por esta tradición.

 

Los huevos de Pascua a lo largo de la historia

La primera noción que se tiene respecto a la relación del huevo con la llegada de la primavera nos sitúa en la Edad de Hielo. Habiendo dejado atrás el duro invierno, las aves volvían del sur. Con ellas, regresaban también los huevos de los que nuestros ancestros se alimentaban hasta poder cazar nuevamente una vez las temperaturas lo permitiesen.

En la época de las primeras civilizaciones (3500 – 3000 a. C.), encontramos el primer indicio que asocia los huevos al culto de la diosa de la fertilidad en Mesopotamia, Ishtar. Esta diosa era adorada tanto por babilonios como por asirios, cananeos, fenicios e incluso por hebreos. Es aquí, en esta ubicación geográfica, donde hallamos respuesta a por qué el término Pascua es referido como Easter en inglés.

 

La tradición de los huevos de Pascua 

Como vemos, no hay duda de que antes del cristianismo el huevo ya era un símbolo de fertilidad y vida. De ahí que tuviese un importante papel en todas aquellas celebraciones asociadas al inicio de la primavera.

En China, hace 5.000 años empezaron a regalarse huevos como un símbolo amistoso. Estos se entregaban durante las fiestas del equinoccio primaveral, y se hacía tras haberlos teñidos de rojo. ¿Y por qué de rojo? Muy sencillo: este era el color que se asociaba a la felicidad y a una larga vida.

Los huevos de Pascua en el cristianismo

En el cristianismo, hay que situarse en el siglo XIII para hablar de la historia de los huevos de Pascua. Este alimento, al igual que la carne, estaba prohibido por la Iglesia durante la Cuaresma. Para lograr su conservación, los feligreses lo sumergían en una cera líquida. Con el tiempo, junto a esta cera se empezó a usar también la pintura. Cuando terminaba la Cuaresma, estos se reunían frente a su respectiva iglesia el Domingo de Pascua y regalaban, en un acto de celebración, su huevo. Este, para el cristiano, acabó representando la resurrección de Jesús.

A partir de entonces, este huevo tan particular pasó a ser uno de los alimentos tradicionales de Semana Santa.

Pero, como decíamos, cada país tiene su propia versión y matices. En el caso de Alemania, por ejemplo, el huevo es vaciado y es solo la cáscara la que se pinta. Además, en el país germano tienen también la particularidad de colgar los huevos de Pascua en árboles como símbolo de buena suerte. Es interesante comprobar cómo esta misma tradición fue exportada a los Estados Unidos por los emigrantes alemanes. Estos, asimismo, popularizaron el también famoso conejito de Pascua, obsequio entre todos aquellos niños que se habían portado bien.

 

¿Cómo pasaron los huevos de Pascua a ser de chocolate?

En la actualidad, lo más normal durante la Semana Santa es encontrarnos con huevos de Pascua de chocolateHuevos de todos los tamaños y con todo tipo de decoraciones se abarrotan en los escaparates de todas las pastelerías. Podríamos afirmar que ya es más fácil encontrar huevos de chocolate que los tradicionales huevos de Pascua.

¿Cuándo aparecieron los primero huevos de chocolate?

      • Los primeros datos al respecto nos llevan al año 1820. Fue entonces cuando, por vez primera, se supo de un huevo recubierto por una pasta de azúcar.
      • Francia llevó a cabo el perfeccionamiento de esta técnica añadiendo a la masa, manteca de cacao. Este avance se inauguró el período del modelaje del chocolate.
      • En la Inglaterra de 1873, el empresario chocolatero Joseph Fry fue el primero en fabricar los huevos de chocolate.
      • El siguiente paso lo dio Cadbury´s, que continuó produciendo y mostrando nuevas versiones y diferentes técnicas decorativas.
      • El paso del tiempo dio pie a la fabricación de nuevas figuras de chocolate como regalo de Pascua.

 

La tradición de los huevos de Pascua en Semana Santa ha ido adaptándose a cada país y a cada tiempo. Sin embargo, como hemos podido comprobar, la verdadera y profunda esencia de esta tradición sigue perviviendo a día de hoy.