Los chiringuitos de playa que merecen una visita

Para muchos españoles las vacaciones ideales están asociadas al mar. Nadar un poco cuando el calor aprieta, leer un buen libro debajo de la sombrilla, pasear por la orilla y, cómo no, tomarse algo en ese chiringuito a pie de playa donde todo, absolutamente todo, sabe mucho mejor.

Desde Delaviuda queremos hacer un repaso por los chiringuitos de playa en los que se come realmente bien. Unos son más refinados, otros más informales, los hay que están recién reformados y otros que llevan años sirviendo al público, pero todos tienen en común que están situados al lado del mar.

 

En Galicia

  • Bitácora, en Santa Cristina – Oleiros

Situado en la ría que baña la playa coruñesa de Santa Cristina, Bitácora posee una interminable terraza climatizada con unas vistas espectaculares. Dicen que en este chiringuito moderno y confortable “disfrutar del tiempo libre es aprovecharlo al máximo”.

Lo mejor del chiringuito es disfrutar de especialidades como el delicioso tataki de atún, los cocktails de la casa o los exquisitos mojitos.

 

En Asturias

  • La Playa de Luanco, en Luanco

Este chiringuito es uno de los pocos espacios donde contemplar el mar Cantábrico y los Picos de Europa. En La Playa de Luanco trabajan con productos de inmejorable calidad y tienen una estupenda bodega con más de 150 referencias. Aquí se viene a disfrutar de riquísima comida en un comedor a pie de playa con una preciosa estética, donde las sillas aportan un toque de color.

Lo mejor del chiringuito es un brunch  con surtido de patés, quesos, ensaladas, tartas caseras, bollos, canapés, jamón, yogur con frutos rojos y huevos benedictine.

 

En Cantabria

  • El Chiringuito de Cuchia, en Miengo

Con una amplia terraza rodeada de césped bien cuidado y ligeramente elevada sobre la playa de Marzán, El Chiringuito de Cuchia es perfecto para degustar una cocina marinera casera, sin complicaciones pero bien preparada. Las vistas sobre la playa, especialmente al atardecer, son inmejorables, con las olas del Cantábrico como sonido de fondo.

Lo mejor del chiringuito son las sardinas escabechadas con zanahoria y cebolla bien pochada o el bonito escabechado en ensalada. ¡Aquí saben a gloria!

 

En el País Vasco

  • El Txiringuito de Arrigunaga, en Algorta – Getxo (Vizcaya)

Al El Txiringuito de Arrigunaga, situado al lado del mar, se puede acudir, si el tiempo lo permite, desde las 10 de la mañana hasta las 11 de la noche. Cualquier momento es bueno para disfrutar de un marco incomparable con un café o una copa en la mano, dependiendo de la hora del día. Hay quien prefiere venir a comer una ensalada o un sándwich después de un baño y quienes buscan disfrutar de la tranquilidad de la puesta de sol.

Lo mejor del chiringuito es la hamburguesa Arrigunaga, que por méritos propios tiene fama de ser una de las mejores de la zona.

 

En Cataluña

  • Chiringuito La Pelosa, en Roses (Girona)

Los arroces y los platos de pescado fresco, si los tomas a pie de playa y con vistas al Cap Norfeu, en pleno Parque Natural del Cap de Creus, saben mucho mejor. El Chiringuito La Pelosa se encuentra en Cala Pelosa, una cala virgen de gran belleza, aguas cristalinas y un cierto aire hippie. Existe un servicio de boyas y taxi marítimo a disposición de los clientes que acuden en barco.

Lo mejor del chiringuito es la posibilidad de pedir mejillones de roca, dorada, sepia o una riquísima fideuá. ¡Platos ideales para compartir!

 

En la Comunidad Valenciana

  • Casa Manolo, en Daimús

Inaugurado en 1985 por la familia Alonso Fominaya, Casa Manolo ha evolucionado hasta convertirse en una referencia de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, sigue conservando su esencia más auténtica y ese cariño por la cocina de proximidad, de gusto marinero, capaz de encandilar a los clientes más exigentes. Está abierto todos los días, en servicio de comida y cena.

Lo mejor del chiringuito es la alta cocina a pie de playa, con tres menús a cargo del chef Manuel Alonso o la opción de confeccionar uno a tu gusto.

 

En Murcia

  • Chiringuito Playa Chica, en La Manga del Mar Menor

Si estás pensando en el típico chiringuito mediterráneo, Playa Chica superará todas tus expectativas. Es una cabaña construida con madera chilena y tiene como filosofía el respeto al cliente. El local dispone de dos terrazas con capacidad para unas 200 personas, con el agua a solo unos pasos, donde se pueden degustar raciones de paella o de arroz Caldero, carne de buey, chuletas o solomillo, entre otras exquisiteces.

Lo mejor del chiringuito es la variedad de opciones que ofrece para picar, desde tapas como la ensaladilla rusa a raciones como las almejas al ajillo con gulas.

 

En Andalucía

  • El Tintero, en Málaga

Para muchos, El Tintero es el chiringuito más divertido de Andalucía. Aquí no hay carta. Los camareros sacan los platos de la cocina cantándolos en voz alta y los comensales los van pidiendo para sus mesas. Todos los platos tienen el mismo precio y a la hora de pagar solo tienes que contar los platos y sumar la bebida. ¡Sin sorpresas!

Lo mejor del chiringuito es la fórmula de negocio que se remonta a los años sesenta. Una forma diferente de saborear pescaíto frito, sepia, pulpo, almejas o navajas.

 

En Baleares

  • Salvadó, en playa Canal d’en Martí – Sant Carles (Ibiza)

Situado literalmente sobre las rocas y asomado al mar, Salvadó es un chiringuito pequeño y con encanto, donde el verdadero lujo se esconde en su comida. Especializado en cocina ibicenca y paellas, aquí podrás degustar un riquísimo pescado servido a diario por pescadores locales y preparado con mimo en un ambiente marinero auténtico.

Lo mejor del chiringuito es su delicioso bullit de peix con arroz a banda. Muchas personas se desplazan hasta el chiringuito solo para probarlo.

 

En Canarias

  • La Vaca Azul, en Cotillo – Fuerteventura

Con vistas al mar y al viejo puerto de El Cotillo, el chef de La Vaca Azul propone una cocina original, a base de platos típicos de la isla, pero con un cierto toque de cocina francesa. En la terraza, con vistas panorámicas al océano Atlántico, puedes tomar también unas tapas o una copa.

Lo mejor del chiringuito es la amplia variedad de su carta, con pescados, mariscos, carnes y opciones vegetarianas.

 

Estos son solo algunos de los chiringuitos de playa que podrás encontrar en nuestras costas. Lugares donde sentirse cómodo con el mar de fondo. Ambientes marineros y especialidades locales bien cocinadas. Solo hay que elegir el que se encuentre más cerca de donde pasamos nuestras vacaciones y comenzar a disfrutar.