¿Nunca has pensado, al probar determinados productos, que por separado están buenísimos, pero juntos son una auténtica delicia? Chocolate con naranja, fresas con champán, yogur con frutos rojos…y, a partir de hoy, vas a añadir una nueva pareja rompedora a la lista: ¡queso con mazapán!

La tarta de queso es un clásico que nunca falla, pero en La Confitería Delaviuda hemos querido darle un toque original, creando una maravillosa tarta de queso con mazapán que hará que nunca más quieras volver a elaborarla “como siempre”. ¡No te pierdas nuestro paso a paso!:

INGREDIENTES (para un molde de unos 25 centímetros de diámetro)

Para la tarta de queso y mazapán:

  • 4 huevos de tamaño grande
  • 30 gramos de azúcar glas
  • 60 gramos de azúcar granulado
  • 3 barritas de Pasta de Mazapán de La Confitería Delaviuda (Cada unidad pesa 100 gr)
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 500 gramos de crema de queso tipo Philadelphia
  • 50 gramos de nata especial “para montar”
  • El zumo de medio limón

 

PASO A PASO. La tarta.

  1. Preparamos el molde, lo engrasamos y espolvoreamos con un pellizco de harina para facilitar el desmoldado. (También podemos forrarlo con papel para hornear)
  2. En un bol, incorporamos las yemas de los 4 huevos (reservando las claras) y el azúcar en grano. Batimos hasta obtener una textura esponjosa.
  3. Desmenuzamos la pasta de almendra y lo añadimos a la mezcla anterior, mezclándola con la batidora. Reservamos
  4. En otro bol, incorporamos las dos variedades de queso y batimos con las varillas hasta que estén bien mezclados.
  5. Añadimos la mezcla de yemas, azúcar y mazapán a la de quesos, y las integramos con ayuda de una lengua.
  6. Precalentamos el horno a 185 grados, con calor arriba y abajo.
  7. A continuación, en un recipiente grande, montamos las claras a punto de nieve junto con el azúcar glass y una pizca de sal, que ayudará a dar consistencia a la mezcla, y una vez listas las integramos con la masa reservada de mazapán y queso, hasta obtener una mezcla homogénea.
  8. Batimos la nata junto con el limón, y lo incorporamos a la masa de mazapán y queso hasta que estén bien integradas.
  9. Vertemos la mezcla sobre el molde, y alisamos la parte superior con ayuda de una lengua o una cuchara de madera.
  10. Introducimos en el horno, durante 50 minutos, a 180 grados. A media cocción si vemos que la superficie está dorada… colocaremos un trozo de papel de aluminio sobre ella para evitar que se queme y continuaremos la cocción. Una vez transcurrido este tiempo, comprobaremos si la tarta está hecha con un palillo. Si éste sale seco… ya está lista. Si sale manchado… significa que necesita unos minutos más de horneado.
  11. Cuando termine el tiempo de horneado, apagaremos el horno y dejaremos que la tarta se enfríe preferiblemente sobre una rejilla. Una vez que esté fría, desmóldala y resérvala en el frigorífico. ¡Fría está mucho mejor!

 

La tarta está deliciosa así, sin más. Pero si quieres aportar tu toque personal y decorarla, puedes añadir cobertura de frambuesa, chocolate, caramelo, dulce de leche… ¡seguro que de cualquier forma está de rechupete!