La prisa y el estrés amenazan nuestra vida cotidiana, haciéndonos entrar en una espiral de insatisfacción que tiene consecuencias físicas y emocionales. Por eso, a veces es necesario hacer un alto en el camino y respirar. Para ello, nada mejor que hacer una escapada de fin de semana a un balneario, un lugar que puede aportarnos muchos beneficios y, sobre todo, esa tranquilidad que necesitamos para sentirnos bien.

En Delaviuda queremos recomendarte los balnearios mejor valorados de España. Aquellos que los usuarios recomiendan por su ubicación estratégica, la calidad de sus aguas, sus instalaciones o sus tratamientos. Lugares donde descansar, sentirse a gusto y disfrutar.

 

¿Qué diferencias hay entre un balneario y un spa?

Antes de decantarte por uno u otro centro conviene conocer brevemente en qué se diferencia un balneario de un spa. La diferencia principal es que en un balneario encontrarás aguas termales y mineromedicinales que traen consigo múltiples beneficios para tu organismo.

Por el contrario, en los spas se practica la hidroterapia, que tiene como objetivo mejorar el bienestar de la persona utilizando el agua como agente terapéutico, pero sin que ésta tenga unas propiedades químicas específicas.

 

¿Cuáles son los beneficios del agua termal?

Las aguas termales y mineromedicinales tienen en su composición el poder de mejorar determinadas dolencias. Provienen de un manantial y son utilizadas desde hace siglos para combatir ciertos malestares, produciendo una mejoría significativa en diversas funciones del organismo.

Entre las principales ventajas que puede aportarte un circuito de aguas termales se encuentran las siguientes:

  • Reducción del estrés.
  • Efecto de sedación.
  • Alivio de dolores de espalda, musculares y reumáticos.
  • Mejora del estado general del ánimo.
  • Activación de la circulación sanguínea.
  • Mayor calidad respiratoria.
  • Limpieza de toxinas y regeneración de la piel.
  • Combate la depresión y los cuadros de ansiedad.

 

Una vez conocidos los beneficios que tienen las aguas de los balnearios, solo tienes que elegir tu destino. Escoger uno de los más valorados por los usuarios supone una garantía extra.

 

  1. Balneario de Archena, en Archena (Murcia)

El Balneario de Archena es un complejo termal de 200.000 m2 situado en el Paraje Natural de Valle de Ricote. Dispone de varias piscinas termales: una interior, otra exterior y una tercera infantil, lo que convierte a este establecimiento en una magnífica opción para ir con niños. Su innovador circuito termal, con saunas, piscinas de esencias y flotación, y contrastes térmicos con un iglú de frío, sirven para divertirse al tiempo que cuidas tu salud. Y para completar la estancia, cuenta con una estupenda carta de masajes y servicios de belleza.

 

  1. Balneario de Lanjarón, en Lanjarón (Granada)

Situado en la Alpujarra granadina, el Balneario de Lanjarón es toda una invitación al relax. Se trata de uno de los balnearios preferidos por quienes van buscando aguas mineromedicinales de calidad, que son extraídas de seis manantiales del parque natural en donde está asentado. Cuenta con unas amplias instalaciones en la que destaca su piscina con cascada y cuello de cisne, la sauna finlandesa y los baños con burbujas. Unas vistas espectaculares de Sierra Nevada terminarán de relajarte.

 

  1. Hotel Balneario Areatza, en Areatza (Vizcaya)

Ubicado en las faldas del Parque Natural del Gorbea, el Hotel Balneario Areatza tiene todas las habitaciones exteriores para contemplar un paraje natural muy frecuentado por montañeros, senderistas y amantes de la micología. Además, los visitantes pueden disfrutar de un amplio programa de tratamientos con aguas especialmente indicadas para procesos dermatológicos, respiratorios, traumatológicos y reumáticos. El circuito spa cuenta con una amplia piscina, paseo termal y zona de relax. Son especialmente recomendables las envolturas y las bañeras para tratamientos con aguas sulfurosas.

 

  1. Hotel Balneario de La Hermida, en La Hermida (Cantabria)

Las aguas del Hotel Balneario de La Hermida, situado en el corazón de los Picos de Europa, son consideradas una de las mejores de Europa. Brotan de tres manantiales a 60º C y sus propiedades son conocidas desde hace siglos. El punto fuerte del balneario, además de sus aguas, es su diseño exclusivo, pensado para conducir al relax y al descanso. Dispone de piscina termal activa, baño de vapor, contrastes, sauna nebulizadora, saunas y duchas bitérmicas. Si además te gusta hacer turismo, cuenta con una ubicación estratégica para conocer la zona de Liébana.

 

  1. Hotel Balneario de la Virgen, en Jaraba (Zaragoza)

El Hotel Balneario de la Virgen esconde el secreto de su éxito en sus aguas termales, conocidas desde hace más de 300 años. Antiguamente, los peregrinos atribuían sus beneficios curativos al poder milagroso de Nuestra Señora de Xaraba. Completamente renovado, está integrado en plena naturaleza, lo que ofrece la oportunidad de bañarte en un lago de aguas termales a 28,5º C, que proceden de los manantiales de San José, San Antonio y Primitivo, y el de las Pilas. Uno de los tratamientos más solicitados es el antiestrés, que incluye sauna, chorro y envoltura de chocolate.

 

  1. Balneario de Mondariz, en Pontevedra

El Balneario de Mondariz, abierto en 1878, es una de las villas termales con más fama de Europa. Un auténtico templo de la salud y el bienestar con más de 3.000 m2 dedicados al relax y al ocio. Además de una piscina activa posee seis saunas con diferentes aromas y grados de humedad, jacuzzis y una poza de agua caliente al aire libre. El Circuito Celta es muy apreciado para relajarse, ya que cuenta con cinco técnicas para lograr un completo bienestar de cuerpo y mente.

 

  1. Hotel Castilla Termal Burgo de Osma, en Soria

Nada más poner un pie en el Hotel Castilla Termal Burgo de Osma ya puedes sentir la paz del lugar. El balneario está situado en la antigua Universidad de Santa Catalina del siglo XVI. Con una preciosa fachada plateresca, su patio renacentista está cerrado por una gran cúpula acristalada bajo la cual se encuentra la piscina termal, el circuito de contrastes y la zona de tratamientos termales. Es, además, un balneario perfecto para disfrutar de la gastronomía, y la cocina tradicional soriana.

 

  1. Caldas Villa Termal, en Oviedo (Asturias)

Las Caldas Villa Termal tiene sus orígenes en un balneario del siglo XVIII, convertido hoy en un centro que integra los conceptos de salud, deporte y bienestar. Aprovecha las aguas de un manantial que emerge a 40º C y tiene propiedades relajantes, antiinflamatorias, descontracturantes y analgésicas. Además de disfrutar de un espacio de hidroterapia en un edificio diseñado en su día por el arquitecto Ventura Rodríguez, el balneario permite la práctica de deportes como el golf, el ciclismo o el triatlón, a cargo de personal especializado.

 

  1. Balneario Caldes de Boí, en Lérida

En el Valle de Boí, justo a la entrada del Parque Nacional de Aigüestortes y San Mauricio, se levanta el Balneario Caldes de Boí, que toma sus aguas termales de diferentes manantiales en esta zona de Pirineos. Su piscina termal y los tratamientos personalizados son algunas de las razones por las que hay que visitarlo. Incluye programas específicos para la psoriasis, tratamientos de ayurveda antiestrés, antienvejecimiento o puesta a punto, entre otros.

 

Sea cual sea el balneario elegido te servirá para dejar atrás el estrés de la rutina diaria. No hay mejor manera de comenzar unas vacaciones o de disfrutar de una escapada de relax. Solo tienes que elegir el que más te guste, programar un fin de semana y comenzar a disfrutarlo. ¿Te apuntas?