¿Tú también terminaste diciembre con una lista, más o menos grande, de buenos propósitos para 2017? Aprender un idioma, dormir 8 horas diarias, ir al gimnasio, ahorrar un poco,… Muchos de esos objetivos están relacionados con el desarrollo de hábitos saludables, pero, más allá de conocer algunos cuidados básicos que debemos seguir (como, por ejemplo, no fumar), lo cierto es que todos caemos en algunos errores muy típicos cuando queremos mejorar nuestro estado físico. Por eso, en La Confitería Delaviuda queremos darte algunos consejos para que este año te sientas más saludable, ¡sin apenas esfuerzo!:

 

  • No debes suprimir por completo ningún alimento de tu dieta. Cuando queremos perder peso o “comer sano”, comenzamos a quitar productos de la cesta de la compra. Suprimimos el pan, dejamos de lado los frutos secos, casi no probamos la pasta,… ¡Error! Todos los alimentos, en su justa medida, son necesarios para tener una dieta equilibrada, y nos aportan nutrientes necesarios. ¡No sufras, que tu pastillita diaria de chocolate negro de La Confitería Delaviuda no corre peligro!

 

  • Bebe mucha agua: mantenernos hidratados es indispensable para estar sanos. Por ello, se recomienda beber, al menos, dos litros de agua diarios, ¡y dejar de lado las bebidas azucaradas, que sólo aportan calorías y no suman energía! De esta forma contribuiremos a regular la presión sanguínea, a mantener un buen tránsito intestinal o a regular la temperatura corporal.

 

  • No uses aparatos electrónicos antes de irte a dormir. Es frecuente que, tras cenar, busquemos relajarnos chateando con los amigos, viendo una serie en la Tablet o leyendo noticias que encontramos en redes sociales. Sin embargo, está demostrado que el uso de aparatos electrónicos justo antes de acostarnos dificulta nuestra capacidad para conciliar el sueño. Así que, ya sabes, ¡aleja de ti el móvil al menos una hora antes de meterte en la cama!

 

  • No te lleves trabajo a casa. La salud física está muy relacionada con la salud mental, y, por desgracia, a veces no le prestamos a esta última toda la atención que merece. Sabemos que desconectar es difícil, pero debes evitar trabajar fuera de tu horario laboral, ¡y eso incluye no estar pendiente de las notificaciones que te llegan al móvil!

 

  • Realiza un poco de ejercicio físico cada día. El trabajo, cuidar de los niños, las tareas del día a día,…parece que 24 horas no son suficientes para todos los quehaceres que tenemos y, si a eso le sumamos la pereza que a veces nos da ir al gimnasio, tenemos como resultado una vida bastante sedentaria. ¿Por qué no empiezas introduciendo pequeñas rutinas de ejercicios en tus actividades diarias? Por ejemplo, subir las escaleras de tu oficina, bajarte una parada de metro antes de llegar a casa, hacer sentadillas mientras te cepillas los dientes,…¡todo suma!

 

  • Mantén una actitud positiva. Buscar el lado bueno de las cosas no es un truco infalible para que todo marche a las 1.000 maravillas, ¡pero ayuda! Un enfoque más optimista de las circunstancias que nos rodean puede influir en nuestra forma de actuar, e incluso en nuestro estado de ánimo. ¡Y la felicidad es un factor clave para la salud!